Al yacimiento arqueológico de Andión se le ha sombrado de diferentes maneras.
Entre las ciudades vasconas menciona Ptolomeo y Plinio incluye a los “Andelonenses” entre los estipendarios del convento Cesaraugustano; conocemos además una inscripción procedente de Santacara que menciona a una “Sempronia Firmi f(ilia) Andelonensis”.
De ahí que para que el yacimiento del término de Andión se llamara Andelo, en los escritos deberían de haber aparecido sus habitantes como andelosenses y no andelonenses como ya se ha mencionado.
Gorrochategui y Lakarra han postulado el siguiente análisis; si el sufijo –elo equivale a ciudad, Pompaelo, la ciudad de Pompeyo, el nombre de Andelo vendría significar algo así como “ciudad grande”.